miércoles, 22 de abril de 2009

¿Craneos gigantes en una montaña?

Si, queridos lectores, cual champiñones con elefantiasis, si paseáis vuestros esqueletos por Tierra Estella (Navarra), podéis toparos con alguna de estas esculturas:





Estos impresionantes cráneos son obra del ya desaparecido escultor navarro, Luis García Vidal.



Luis comenzó a diseñar al Parque de los Desvelados en 1971 en el término de San Lorenzo donde el artista esculpió sus célebres calaveras. Los cráneos, algunos tumbados en el suelo, otros alzados, tienen como materia prima el zumaque con los que daba forma a la figura. Después, compactaba el material con mallas y añadía pintura negra y blanca para resaltar los rasgos de la calavera.



Algunas alcanzan los tres metros de altura.

Posteriormente, se unieron los coches destrozados, como un muestrario crudo de los accidentes de carretera: hay dos en colisión frontal, otro subido en una plataforma con un cartel en el que se lee: A la muerte le gustan los coches junto a una silleta de niño también rota. Es fácil conocer su obra porque el artista permitía el acceso libre.







Por desgracia Luis murió en extrañas circunstancias a los 81, encontrándose su cuerpo en el rio Ega, tal cual Estigia, se llevó su cuerpo, pero en el Parque de los Desvelados, sin duda, sigue su alma.



Dedicamos este post a este escultor autodidacta, altruísta, luchador y currante, que tomó el campo navarro como lienzo donde plasmar sus obras. Gracias Luis por dejarnos tu obra.

3 comentarios:

Crunch dijo...

Excelente post. No conocía a Luis García Vidal, pero me apunto su nombre muy bien.
Ya puestos, he mirado algo por ahí y aquí hay una crónica de sus desencuentros con los alcaldes de Estella.

Un saludo!

Le Vixen Fatale dijo...

Supongo que el hecho de tomar el campo de manera 'extraoficial' y los del consistorio no ver un duro (hé ahí la cuestión, seguro) propiciarían esos desencuentros... le preguntaré a los colegas de Estella...

Chovio dijo...

Que pasada de sitio. Tiene que ser la caña!